SEGUNDO CONGRESO INTERNACIONAL DE DERECHO DISCIPLINARIO

 

7, 8 Y 9 DE SEPTIEMBRE DE 2010

 

CONCLUSIONES DEL 9 DE SEPTIEMBRE

 

Lic. Francisco J. Obando León

Génesis, Evolución y Desarrollo del Derecho Disciplinario en Costa Rica

Primera. El Derecho Disciplinario en Costa Rica se sustenta en la Constitución Política y la Ley General de la Administración Pública, y está orientado por el principio de legalidad tanto en la determinación de sus supuestos como en los medios para la imposición de sanciones.

 

Segunda. El fundamento para la existencia de un conjunto normativo disciplinario en la función pública es que la Administración Publica debe buscar siempre el interés público, sea con el cumplimiento regular de sus atribuciones, o con parámetros mínimos de calidad y eficiencia que aseguren la continuidad de los servicios públicos.

 

Tercera. El Derecho Administrativo Disciplinario, al igual que el Derecho Penal, cuenta con elementos rectores fundamentales para su integración y funcionamiento, en atención a los bienes que tutelan, como el principio de proporcionalidad entre la falta y la sanción, y el principio de tipicidad, según el debe existir un enunciado que establezca a una conducta como falta y que deberá ser sancionada.

 

Dr. Carlos Luis Carrillo Artíles

Jurisdicción Disciplinaria de Jueces en Venezuela

Primera. En Venezuela se cuenta con un régimen disciplinario que cubre a los diversos actores del sistema de impartición de justicia, en el que se observan los principios de independencia, autonomía y disciplina.

 

Segunda. El derecho de defensa es un elemento fundamental para el funcionamiento de este régimen, y tanto jueces, como abogados, servidores públicos y policías cuentan con las garantías legales de audiencia y defensa en caso de sujeción a un procedimiento de denuncia, investigación y en su caso, sanción.

 

Tercera. En el caso concreto de los jueces, se está al Código de Ética, que establece las sanciones y el procedimiento, así como el funcionamiento, integración y atribuciones las instancias disciplinarias, bajo la premisa de un control colegiado que internamente mantiene la vigencia de la legalidad en la actuación de la judicatura como garantía de un ejercicio apegado a Derecho, responsable y ético.

 

Dra. Marta Franch Saguer

El derecho Sancionador en las Contrataciones del Estado

 

Primera. Para el cumplimiento de sus fines, el Estado debe contratar bienes y servicios que implican el involucramiento de particulares y funcionarios en las características, tiempos, costos y calidad con los que se adquieren y prestan dichos bienes y servicios, generando una corresponsabilidad en el manejo legal, racional y eficiente de los recursos públicos.

 

Segunda. El orden jurídico debe prever y sancionar conductas o actividades que lesionen el interés común por contar con servicios y bienes eficientes, adecuados a su propósito y establecer los alcances de la potestad disciplinaria del Estado en esta materia.

 

Tercera. En materia de contrataciones, el Derecho Disciplinario puede prevé penalidades que pueden ser disciplinarias, contractuales, coercitivas o resarcitorias, por lo que desde la perspectiva del orden jurídico, el interés público de una gestión gubernamental orientada hacia el servicio legal, honesto y eficiente queda salvaguardado como bien supremo.

 

Cuarta. Cuando se impone una penalidad durante la fase de contratación se habla de su naturaleza coercitiva, pero cuando se imponen con posterioridad se habla de una potestad sancionadora, por lo que es indispensable verificar qué tipo de sanción deberá aplicarse

 

Dr. Carlos Arturo Gómez Pavajeau

El derecho disciplinario en Colombia. Estado del Arte

 

Primera. El Derecho Disciplinario debe ser definido a partir de su objeto, sujetos, supuestos y propósito normativo, es decir, del bien que tutela y del propósito de su regulación.

Segunda. En virtud de su carácter dispositivo-sancionador, queda bajo los principios constitucionales de debido proceso, legalidad, derecho a la defensa, a una audiencia y a la contradicción, por lo que se materializan en su funcionamiento las garantías constitucionales llevadas al ámbito de los trabajadores del Estado.

Tercera. La fortaleza del Estado democrático de Derecho requiere de un cuerpo profesional, ético y apegado a la legalidad de servidores públicos que tenga en la vocación, el respeto y los valores los fundamentos para realizar los fines supremos de la organización política, como la justicia y el bien común.

Cuarta. Por ello, debe impulsarse la comprensión integral y sistemática de esta disciplina, con un enfoque axiológico y funcional, enriquecido con la perspectiva comparada.

Quinta. En conclusión, se hacen las siguientes propuestas:

 

PRIMERA.- La continuidad de un dialogo internacional para una mejor Administración de Justicia.

SEGUNDA.- La creación de un código o ley en materia de derecho disciplinario, en los países latino americanos.

TERCERA.- La construcción de un modelo de interpretación dogmática, con elementos sistemáticos, teleológicos y sociológicos en materia de derecho disciplinario y derecho sancionador.

CUARTA.- Ampliar el dialogo internacional y así fortalecer la dogmática jurídica del derecho disciplinario y derecho sancionador.

 

Dra. Miriam Mabel Ivanega

Reflexiones acerca del Derecho Disciplinario. Potestad Disciplinaria y Derecho de Defensa

Primera. La realidad en la Administración Pública muestra altos porcentajes de inestabilidad en el servicio público, lo que afecta el funcionamiento de un régimen disciplinario general y que trascienda en consolidar la profesionalización de los funcionarios públicos.

 

Segunda. La ausencia de una norma que establezca una sanción disciplinaria específica para el personal contratado, implica que cualquiera que se imponga, salvo la remoción, genera la violación del principio de legalidad de las penas.

 

Tercera. La autoridad instructora puede, sin embargo, citar a prestar declaración informativa e incluso indagatoria a un servidor público en esas condiciones, con la salvedad de que no se encuentra obligado a presentarse y que ello no le aparejará consecuencias legales, pues es indudable la imposibilidad de sancionar a quienes están excluidos del régimen disciplinario.  

 

Cuarta. Esta posibilidad, permitiría que el citado pueda ejercer su derecho de defensa,  de lo contrario no podría imputarse, aun hipotéticamente, falta alguna, situación que no deja de mostrar un elevado casuismo, que debe analizarse en función del objeto final del Derecho Disciplinario y del interés público involucrado.